Testimonio

El Pastor Abel Pérez Hernández  nos comparte este testimonio real de uno de los jóvenes de la Iglesia Alcance Victoria Cuba, él mismo quizo compartir con TODOS dando prueba de la TRANSFORMACION y del trabajo que como iglesia hemos realizado y continuaremos realizando. Espero sea de edificación.   

Hola. Yo soy Cristian de la Iglesia Alcance Victoria Cuba, tengo 24 años de edad y coincido 100% con lo que se comunica en este texto.


Yo era uno de estos jóvenes que por mucho tiempo salía de madrugada a las calles del Bim Bom, Humboldt, Pico Blanco, Flauta Mágica y tantos lugares donde practicar este tipo de actividad es normal.

Estuve en las calles por casi 10 años … actuando de esta manera que para mi entender estaba más que bien. Mi familia cometía el error de aplaudirme todas mis gracias. Y todo aquel que estuviera en contra de lo que hacía, estaba mal.

Desde mi experiencia te digo que SÍ hay una transformación, no lo creía hasta el momento en el que yo acepté a Cristo en mi vida.

Recuerdo que el muchacho que estaba conmigo como “ PAREJA” en aquel entonces también lo aceptó. Ahora ¡Yo no sé si lo hizo sinceramente! ¡Lo que si sé, es lo que ÉL hizo, está y seguirá haciendo en Mi; una transformación impresionante.!

Mis gustos cambiaron, mi voz se fortaleció, mi carácter, junto con todas esas cosas también cambió.

Por eso hoy disfruto de una autoestima saludable entendiendo el propósito por el cual fui creado.

Doy GRACIAS a DIOS por la Iglesia ALCANCE VICTORIA CUBA, en la cual hoy me encuentro, preparándome para entrar en un futuro a un Seminario y Ser ese hombre que DIOS quiere que SEA.

Joven si estás leyendo esto y viviste algo parecido te invito a que puedas venir a nuestra familia, donde tenemos pasados distintos pero apuntamos a un mismo futuro conectando como una verdadera familia donde abunda el AMOR, ACEPTACIÓN, PACIENCIA y tantas cosas que no puedes imaginar.

TE INVITO a que contactes con nuestro PASTOR Abel Pérez Hernández

Dios te bendiga mucho

Circular Informativa

Asociación Convención Bautista de Cuba Occidental.

10 de junio del 2021


Estimadas Iglesias, Pastores, Misioneros, Líderes y Laicos, hermanos todos, les saludamos en el entrañable amor de nuestro Señor y Salvador, Jesucristo:

Como es conocimiento de todos, el pasado martes 8 tuvimos un encuentro en la Oficina de Atención a Asuntos Religiosos del PCC. La convocatoria a orar por dicho encuentro tuvo amplia distribución y apoyo de vuestra parte.

Queremos expresar nuestro agradecimiento por sus oraciones. Sentimos en todo tiempo el respaldo del pueblo bautista intercediendo por nosotros.

La reunión transcurrió en un clima cordial y distendido. Fuimos informados de todas las gestiones que la Oficina ha hecho, a fin de atender a las innumerables quejas de las Iglesias y otras Asociaciones, en lo que respecta a las tarifas de servicios públicos como la electricidad, el teléfono, agua, gas, etc.  Por las razones que nos expresaron, podemos esperar algún cambio favorable, aunque nos hicieron saber que la situación económica de nuestro país es bien compleja, de lo que todos somos conscientes.

En cuanto a la Resolución 16/2021 del MINED, reconocieron la inconformidad y preocupaciones que esto ha provocado en el pueblo evangélico, han recibido y están al tanto de todas las declaraciones emitidas, además que las estudian exhaustivamente.

Entregamos copia de Carta de Buena Voluntad que nuestra Asociación envió al Ministro de Justicia y a la Comisión Redactora del Código de Familia. En su contenido hacemos patente nuestra disposición al diálogo, sobre la base del respeto mutuo, la decencia y el decoro con cualquier ente público que sea pertinente. Pedimos que los cristianos podamos exponer nuestras creencias y puntos de vista, escuchar y ser escuchados, rechazando el uso de términos peyorativos hacia el pueblo evangélico a causa de sus creencias.

En el encuentro con las autoridades, todos los líderes convencionales que participamos pudimos exponer nuestros criterios y preocupaciones sobre el Código de Familia y la influencia del enfoque de género. Fuimos escuchados con todo respeto.

Una vez más reiteramos nuestro agradecimiento a los hermanos de las iglesias por apoyarnos con sus oraciones delante del Dios Altísimo para que el encuentro con las autoridades transcurriera pacíficamente.

En cuanto a otros asuntos, queremos comunicar a las Iglesias, Pastores, Misioneros, Líderes y hermanos bautistas de la Convención, nuestro parecer sobre las iniciativas de recogida de firmas que otras Iglesias Evangélicas y también Bautistas han emprendido en estos días.

Como siempre, los bautistas nos hemos caracterizado por promover la libertad. Procuramos, ante todo, mantener nuestra identidad cristiana y lealtad a los Principios Bautistas. (Ver al final del texto)

En concordancia con nuestros principios, creemos que cada individuo, está en libertad de participar o no, en cuanta iniciativa ciudadana se genere en el marco social en el que se desenvuelve, siempre que sea consistente con los dictados de su conciencia moral, en concordancia con los principios bíblicos y con la absoluta responsabilidad de sus actos; sin que por ello tenga que ser objeto de prejuicios o etiquetado por sus actos.

Cada Iglesia Bautista Local, bajo el Señorío de Jesucristo, está en la libertad de participar o no, de iniciativas de otras iglesias en su contexto ministerial y comunitario. Las decisiones que se tomen deben tener el consenso y respaldo de sus miembros y líderes, en ejercicio de su autonomía. Ninguna iglesia local debe ser objeto de prejuicios o censuras, por parte de otros individuos o instituciones. La libertad, que nos ha concedido el Señor Jesucristo, debe ser ejercida para con los demás, en la misma medida que es reclamada para nosotros.

La Asociación Convención Bautista de Cuba Occidental, registrada con el No. 16 en el Ministerio de Justicia de la República de Cuba, organizada el 6 de febrero de 1905, con 560 iglesias, una comunidad de más de 27000 creyentes bautizados y 80000 personas asociadas a la vida de sus iglesias, con más de 120 años de presencia activa en la nación cubana, se prepara para trazar una estrategia firme de acuerdo a nuestra Declaración de Misión, y que incluye el uso adecuado de las herramientas jurídicas disponibles en el ordenamiento legal de nuestro país.

A tal efecto, estamos trabajando y esforzándonos por ofrecer información pertinente y dirección a nuestras iglesias. Contamos con una asesoría legal competente, legítimamente contratada y a disposición de nuestros hermanos y congregaciones. En obediencia absoluta a Cristo, impulsados por el Espíritu Santo y convencidos de la Supremacía de la Palabra de Dios, el principal objetivo del liderazgo convencional es orientar a las iglesias en el mejor ejercicio de la ley y espíritu cristiano, para desarrollar e implementar todos los recursos que contra la Resolución 16/2021 del MINED están a nuestra disposición.

Deseamos que todas nuestras iglesias intercedan con todo ruego y oración por las autoridades y por aquellos que tienen la alta responsabilidad de dirigir esta nación, a fin de que podamos vivir quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad. Fiel es el que os llama, el cual también lo hará.

Con amor, pedimos a todos los hermanos, sus oraciones y ruegos por cada Líder, Pastor, Misionero, obrero Laico y Miembros de las Iglesias, para que Dios nos ayude en esta hora, podamos vivir lo que predicamos, que permanezcamos firmes en la fe y constantes en la oración. Recordemos que Dios nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo.

Antes, en todas estas cosas, vistámonos de amor, que es el vínculo perfecto. Seamos diligentes en procurar la paz y la mutua edificación. Estemos unidos, en plena comunión con Dios y junto a nuestros hermanos en la fe, para que el mundo crea. Así alumbre nuestra luz delante de los hombres, para que vean nuestras buenas obras, y glorifiquen a nuestro Padre que está en los cielos.

Comité Ejecutivo ACBCOcc


Principios Bautistas:

  1. El Señorío de Cristo. La fuente última y final de autoridad soberana es el Señor Jesucristo. Cada área de la vida de un cristiano debe estar sujeta a Su Señorío.
  2. La Biblia: única fuente de autoridad. La Palabra de Dios es nuestra única regla de fe y práctica.
  3. El bautismo por inmersión de creyentes regenerados por el Espíritu Santo.
  4. El gobierno congregacional. Cada iglesia local es un cuerpo autónomo, sujeto únicamente a Cristo, la Cabeza de la Iglesia.
  5. El sacerdocio universal del creyente. Cada creyente, teniendo acceso directo a Dios por medio de Cristo, es su propio sacerdote, y está también en la obligación de llegar a ser un sacerdote para Cristo en favor de otras personas.
  6. La separación entre la iglesia y el estado. Ambas instituciones han sido establecidas y son responsables ante Él.
  7. La libertad religiosa. Toda persona es libre debajo de Dios en todo asunto de conciencia. Tiene el derecho de abrazar o rechazar una fe y de dar testimonio de sus creencias religiosas, siempre y cuando, sea con el debido respeto por los derechos de otras personas.
  8. La cooperación. Las iglesias deben, según la ocasión lo requiera, organizar las asociaciones y convenciones que sean convenientes para lograr la cooperación mutua, a fin de realizar los grandes objetos del Reino de Dios y cumplir con la Gran Comisión.

Los retos del Enfoque de Género a la Iglesia Cubana.


Lic. David González Daniel. Vice presidente ACBCOcc


Estamos viviendo tiempos peculiares. Las redes sociales están convulsas, sufrimos la pandemia del Covid19, enfrentamos una Tarea Ordenamiento que ha traído más incertidumbres que certezas y somos espectadores desde nuestro aislamiento de la “infodemia”, mientras esperamos por una vacuna que nos devuelva la tranquilidad.

Nunca imaginamos la imposibilidad de celebrar cultos, y a pesar de las soluciones creativas que tecnológicamente le hemos dado, añoramos que vuelvan los días en que podamos adorar como Dios manda: “juntos y en armonía”.

Como martillo que golpea un clavo llega la confección del nuevo Código de Familia. Mandato derivado de la nueva Constitución y que ocupará la atención del pueblo en todo su proceso legislativo de elaboración, consultas, referéndum, aprobación por la Asamblea Nacional, y final aprobación mediante voto.

¿Qué debemos hacer? ¿Cómo vamos a actuar? ¿Qué va a pasar?

Tengo el privilegio de ser amigo de muchos pastores, misioneros y laicos. Todos estamos preocupados, nos inquieta la avalancha de lo inevitable. Y no es que nos falte la fe, pero, siento que este fuego de prueba que nos ha sobrevenido, nos ha tomado por sorpresa.

Quiero compartirles mi experiencia y cuatro retos que creo presenta el Enfoque de Género a la Iglesia Cubana.

Mi paso por el primer ciclo de la enseñanza primaria fue placentero, más cuando llegué al segundo ciclo, en otra escuela, cuyo nombre era Vladímir Ilich Lenin, comencé a escuchar frases en las que me decían que Dios no existía, que con el estudio de la ciencia, cuando alcanzara mayor conocimiento y autonomía en la vida, dejaría de creer en lo que mis padres me decían, abandonaría la Iglesia y a Dios, y cambiaría de parecer, porque el desarrollo científico-técnico resolvería las necesidades más agudas del hombre.

Experimenté la amarga sensación de oír a otros expresándose despectivamente de mí como el “hijo del cura”, demostrando con ello su total ignorancia del tema. Viviendo en la casa pastoral adjunta al templo, en el centro de la ciudad, constaté con asombro que algunas maestras ignoraban la iglesia, aunque pasaban frente a ella todos los días camino a la escuela.

La secundaria la cursé becado en la Escuela de Arte en Pinar del Río. Una vez más, aunque con menor intensidad, escuché el mismo discurso sobre Dios, la ciencia, la técnica y el desarrollo del conocimiento. Tuve que ocuparme de explicar a mis compañeros la diferencia entre un pastor bautista y un cura católico, exponer la inexistencia del listado de cosas que la iglesia prohibía hacer y la “verdadera voluntariedad” a la que no me obligaban.

Vino entonces el preuniversitario y a estas alturas, ya ustedes saben…los mismos argumentos se repitieron. Posteriormente elegí como estudios universitarios la Licenciatura en Educación Musical, que era una especialidad nueva en la segunda mitad de la década del ochenta, y se impartía en el Instituto Pedagógico E. J.Varona, en La Habana. Allí recibí la Filosofía Marxista con su respectivo Materialismo Dialéctico y escuché repetidas veces que “la religión es el opio de los pueblos”. Hasta que el 9 de noviembre del 1989 cayó el Muro de Berlín. Entonces la historia fue diferente.

Y entramos de lleno en la Postmodernidad.

La Reforma Constitucional llevada a cabo en 1992 declaró el carácter laico del Estado Cubano.

Muchos de los cristianos que están hoy en las iglesias cubanas, nacieron en este punto de la historia, y desconocen esa etapa sumamente dura, donde los hijos fueron adoctrinados y enseñados en conceptos contrarios a la fe y a la creencia que ellos practicaban.

Mis padres no tuvieron otra opción de escuela para mí, no pudieron expresar su opinión por las redes sociales en contra del ateísmo, no pudieron evitar que cada 25 diciembre tuviera que asistir a clases, porque en aquel entonces no era feriado. No pudieron evitar mi ausencia a los cultos del domingo en la noche, porque debía tomar a las 6 ó 7 de la noche el transporte hacia la beca. No pudieron impedir que un adolescente fuera sacado de su núcleo familiar por tres años y separado de la familia durante cinco o seis días de la semana, siendo bombardeado por enseñanzas contrarias al cristianismo y expuesto a toda tentación del maligno.

No obstante, no cambié mis creencias, a pesar del bochorno público que en algún que otro momento me infligieron las personas por mi condición de cristiano.

Para ser fiel a la verdad, debo decir que también tuve compañeros y profesores con los que desarrollé fructíferas relaciones de amistad, sin el menor atisbo de discriminación por mis creencias; relaciones que en muchos casos aún conservo, e incluso, hoy en día, compartimos la misma fe. Los lazos de amistad verdadera que surgen de las vivencias van más allá de las ideologías, y esto permitió que el tiempo que pasaba lejos de mi hogar fuera más llevadero.

Y no me mal interpreten, no me sentí discriminado, más bien me sentí incomprendido, porque en el fondo yo tuve una infancia feliz. Esperaba con ansias el timbre de las doce o las 5 para regresar a mi casa. Anhelaba que llegara el viernes o el sábado para ir de pase a mi hogar. Quería volver a encontrarme en la iglesia con mi grupo de amigos, de niños o de jóvenes, con los cuales me identificaba plenamente y compartía con transparencia, sin dobleces, competencias, falsedades, envidias o trampas.

Estando becado contaba los días de la semana para regresar a casa, dormir en mi cama, bañarme en mi baño, disfrutar el sazón de mi madre, jugar con mis hermanas, montar bicicleta con mis amigos de la iglesia, salir, compartir, ir a actividades en otras iglesias, retiros, programas, intercambios, juegos, coros, obras de teatro y de navidad.

Siendo universitario no dejé de regresar cada fin de semana, muy pocos que me quedé en la Habana. Siempre quise volver a mi gente, a mi iglesia, a mi novia, quién ha sido mi esposa durante 29 años y con quien tengo tres hijos. Pasé incontables trabajos en esos viajes semanales, monté de todo: tren, guagua, camiones, autos, tractores, carros de caballos, pasé hambre, insolación, frío, lluvia, viajé tarde en la noche y temprano de madrugada, algunos viajes más largos, otros más cortos. Pero siempre había una fuerza que me empujaba a volver.

Y en ese entonces, no teníamos, ni celulares, ni Facebook, ni WhatsApp, el internet era desconocido, los viajes al extranjero eran impensables y la aspiración de todos era estudiar una carrera para tener un futuro mejor. ¡Qué ingenuos éramos entonces!

Cuándo pienso en todo eso me pregunto: ¿Por qué a pesar de tantas oportunidades que tuve, nunca abandoné la fe? Creo que la respuesta es esta: ¡Dios me satisfacía, mi hogar y mi Iglesia me hacían feliz!

La fe de mis padres produjo un ambiente hogareño de estabilidad y seguridad en el cual estaba a gusto. No había otra cosa que me llamara la atención.

En la iglesia pude crecer al amparo de la enseñanza de magníficos maestros, personas sinceras, con cariño, amor, que corrigieron mis defectos, estimularon en mí buenas actitudes, formaron valores cristianos y pusieron la semilla del Evangelio en mi corazón. Allí pude escuchar sermones que me impactaron, y constatar cómo se añadían personas transformadas por el Evangelio, a pesar de lo que el mundo les enseñaba. En ella ejercí los dones que Dios me dio a medida que crecía, con la ayuda y tutoría de otros hermanos adultos que nos acompañaban, sin que nos sintiésemos vigilados o perseguidos, era una relación sana y natural.

En ese entorno, conocí a mi esposa, en la convivencia del grupo de jóvenes, nos casamos y compartimos con otras parejas, con las que aún hoy, después de tanto tiempo y de tomar caminos diferentes en la vida, conservamos una relación estrecha y de familiaridad.

Tengo 50 años, y doy gracias a Dios por lo que me ha dado y por lo que me ha permitido hacer hasta ahora. Aunque el desarrollo científico-técnico avanza a pasos agigantados, y nos ofrece múltiples ventajas, todavía no ha logrado convencerme de que abandone mi fe. No es la ciencia ni la tecnología lo que hace al hombre feliz. Eso solo lo puede hacer Dios.

Y es aquí donde quiero hablar de los retos que tiene la Iglesia en nuestra nación.

1- Tiene el reto de vivir vidas cristianas genuinas

Pensando en mi infancia, adolescencia y juventud me doy cuenta que fui protegido con un manto de amor y de estabilidad familiar en el cual pude crecer. Ignoro cuántos problemas matrimoniales pudieron tener mis padres, como toda pareja, pero yo nunca me di cuenta. Ignoro cuántas penurias económicas pasamos, se las arreglaron para que no supiéramos. También los vi trabajar para ganar más sustento y aprendí el valor del esfuerzo constante.

Sí hubo algo que nunca vi: falsedad ni doblez. Mis padres eran cristianos en la casa, en la Iglesia, en la calle, cuando iban a la bodega, cuando iban a la escuela o cuando visitaban hermanos haciendo labor pastoral. El padre que hablaba verdades cristianas en la casa, era el mismo pastor que predicaba desde el púlpito. Era la misma persona, y yo lo sabía. Recuerdo conversaciones con mi madre, significativas y trascendentales, sobre todo en mi adolescencia. Los consejos que me dio no me han defraudado. La mujer que era la esposa del pastor en la iglesia, era la misma que en casa era mi madre. Y yo lo sabía.

Si hoy te preocupa el bombardeo del enfoque de género en la escuela a tu hijo, procura que él sepa bien que clase de cristiano tú eres. Si hay alguien que te conoce bien, es tu hijo, es tu familia.

Nada le hace competencia al testimonio de una vida auténtica, santa, entregada a Dios. Y si los cristianos cubanos, somos genuinos en nuestra relación con Dios, obedientes a su Palabra, a quien primero vamos a ganar será a nuestro hijo y ese testimonio va a blindar sus oídos y sus ojos al mensaje de otras formas de pensar que no ofrecen al corazón lo que solo Dios puede dar.

2- Tiene el reto de establecer familias cristianas.

Causa estupor cuando vemos que el concepto de matrimonio tradicional se quiere echar abajo. Lo que creemos que es consecuencia del pecado y de vivir a espaldas de la voluntad divina ahora se quiere instituir como el principio de normatividad.

Se habla de diferentes tipos de familias, y lamentablemente es cierto, las personas que llegan al Evangelio hoy  vienen ya con el orden natural de sus familias destruido.

En nuestra sociedad no hay un tipo de familia homogéneo. Seamos sinceros, incluso dentro de nuestras iglesias tenemos familias monoparentales, hijos abandonados y otros dejados al cuidado de sus abuelos, jóvenes que han sido cuidados y educados por personas que no tienen ningún vínculo sanguíneo con ellos, madres solteras batallando en soledad con el cuidado de sus hijos, ancianos y jóvenes solos, niños desatendidos y físicamente abusados, toda una gama diversa. Pero eso no es lo que deseamos, sino la consecuencia de una manera de pensar que solo genera destrucción.

Este reto toca de cerca a los jóvenes. Hagan que su proyecto de vida requiera una pareja cristiana, devota al Señor y fiel a los principios bíblicos. Comprométanse a edificar una familia cristiana efectiva y disfruten el camino juntos, complementándose el uno al otro. No en competencia sino en sumisión mutua al Señor. Construyan un hogar para sus hijos, donde puedan sentirse seguros y felices disfrutando el amor y cuidado de sus padres y practiquen la enseñanza de las verdades de la Palabra como algo natural, fluido y no forzado, sino que sea la esencia del hogar y el aire que se respira.

La Iglesia tiene las herramientas necesarias para edificar familias basadas en el orden natural y divino, estables, saludables y prolíficas, sí, de bastantes hijos. Tal parece que la adopción será una posibilidad más cercana bajo el nuevo código. ¿Qué tal si vamos pensando en la posibilidad de que matrimonios cristianos, económicamente estables, puedan adoptar una criatura que ha venido al mundo en una situación de desamparo y abandono, y darle una vida diferente?

Debemos enseñar los principios cristianos del matrimonio, las verdades de la Palabra de Dios acerca de la relación sexual entre un hombre y una mujer, y vivirlas de modo que nuestras vidas sean el testimonio irrebatible de la transformación que solo Dios puede obrar en el corazón del ser humano.

3- Tiene el reto de defender la fe en un contexto social cambiante.

Tuve la bendición de escuchar al Evangelista Luis Manuel González Peña. Recuerdo un sermón evangelístico que predicó con una temática apologética, sobre el cuerpo humano, su composición, funcionamiento, sistemas, órganos, y cómo todo ello era posible no por obra de la evolución sino por la acción de un ser superior creador, Dios. Gonzalez Peña llegó incluso a escribir un libro titulado: “Preguntas a la Evolución”.

Recientemente un pastor amigo mío me hizo una pregunta interesante: ¿Existe alguna barrera ideológica dentro de la Iglesia Cubana, que limite el desarrollo de una apologética encausada más allá de la teología? Les confieso que mi primera respuesta fue: ¡Español por favor!

Mi amigo se explicó mejor; en su opinión nuestra apologética solo ha estado enfocada en el campo teológico, haciendo defensa de nuestra fe. Su pregunta me hizo reflexionar y dar cuenta de que la generación de cristianos que tenemos en nuestras iglesias llegó al Evangelio después de los años 90, cuando en Cuba se destapó la espiritualidad y ésta ya no era un problema. Nos hemos dedicado a la defensa de la sana doctrina en contraposición a sectas y falsas enseñanzas de otras religiones.

Las actuales circunstancias implican un reto a la capacidad intelectual de la Iglesia y tendremos que volver al campo del debate científico y académico, combatiendo la pseudociencia con la verdadera ciencia y eso implica un esfuerzo intelectual superior.

Necesitamos producir literatura apologética contextualizada. Trazar estrategias educativas en nuestras iglesias que nos permitan “deconstruir”, por usar el mismo término que el enfoque de género, la falacia que enseñan, para construir sobre la roca de las verdades bíblicas trascendentales.

Décadas atrás lo que se enseñaba en nuestras iglesias perseguía demostrar la existencia de Dios, porque era la necesidad del momento.

¡Tenemos que hacer los ajustes necesarios! Porque las personas que llegarán a nuestras congregaciones de ahora en adelante traerán concepciones sobre la sexualidad muy diferentes. Pero ojo, ellos tienen derecho al Evangelio. ¡Y nosotros creemos en el poder transformador del Evangelio de Jesucristo!

Y por último.

4- Tiene el reto de hablar la verdad en mansedumbre.

¡Los cubanos! ¡Ay los cubanos!

¿Cuándo aprenderemos a hablar con argumentos y no con consignas? ¿Cuándo ganaremos el extraño don del equilibrio en lo que decimos?

Las redes sociales son fantásticas. Podemos reencontrarnos con amigos de la juventud que están lejos. Podemos hacer video llamadas a seres queridos. Ser espectadores de eventos que ocurren a miles de kilómetros. Contemplé con asombro el acople de la nave espacial Crew Dragon de Elon Musk con la Estación Espacial Internacional en la pantalla de mi computadora en HD gracias a la trasmisión en vivo de la NASA.

Pero ese desarrollo tecnológico no ha traído más sensatez al hombre sino todo lo contrario. Ahora todos somos periodistas, reporteros, y nos arrogamos el derecho a violar la privacidad de otra persona con una instantánea o video que podemos tomar desde la seguridad del zoom de nuestros teléfonos. Lo peor de todo es la degeneración del trato humano, la manera en que unos y otros se atacan, se espetan improperios y ofensas en sus publicaciones. La proliferación de la palabra soez, la ofensa al que piensa diferente o defiende una opinión política es el plato habitual en las Redes Sociales. Hasta el lenguaje se ha modificado tanto que tenemos que esforzarnos por entender el español que algunos individuos escriben.

La Palabra de Dios nos reclama en este sentido:

 “sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros.”

1Pedro 3:15

Mansedumbre: (1) Calidad de manso, (2) Docilidad y suavidad que se muestra en el carácter o se manifiesta en el trato. (Oxford Languages)

Reverencia: Respeto o admiración que siente una persona hacia alguien o algo. Similar: respeto, veneración, acatamiento, culto. (Oxford Languages)

El Apóstol Pedro interesantemente usa esta palabra cuando habla de defender la fe, dice que hagamos la defensa con mansedumbre, porque para un cubano defender algo significa gritar y manotear, proferir improperios, ofender al contrario, no es así en todos los casos, pero el mal está bien extendido. Constatemos en cuántos pasajes aparece esta palabra en nuestras Biblias y la veremos siempre relacionada a la conducta del creyente.

Se nos indica que debemos vivir preparados para defender nuestra fe, pero la manera de relacionarnos con el que la ataca no es con violencia sino con docilidad, suavidad, respeto, admiración. El significado del adjetivo manso es: (1) Animal que no ataca ni actúa con agresividad, sino que se muestra dócil en compañía de las personas y se deja tomar o acariciar. (2) Que es sosegado, tranquilo y apacible. (Oxford Languages)

Si algo debemos aprender es a hacer defensa de la fe que tenemos con firmeza, pero con docilidad, suavidad, mostrando un carácter sosegado, tranquilo y apacible.

En conversación con un Pastor planteé: “Si damos por cierto lo que la Palabra dice, sabemos entonces que hay cosas que van a pasar y serán inevitables, entonces no se trata de ganar una discusión con argumentos, se trata de ganar almas con un mensaje que tiene la capacidad de transformar vidas. Pero si el mensajero es contestón, impertinente, indisciplinado, contencioso, falto de respeto, ¿Qué va a pasar? Si damos un portazo al diálogo, los que nos quedamos encerrados en la habitación somos nosotros y dejamos fuera a los que debemos alcanzar con el mensaje.”

Paradójicamente eso es lo que le ha pasado a muchos de los que queremos alcanzar, les han cerrado muchas puertas en su propia cara con ataques, burlas, acusaciones y discriminación.

“La blanda respuesta quita la ira; Mas la palabra áspera hace subir el furor”.

Proverbios 15:1

 “Con larga paciencia se aplaca el príncipe, Y la lengua blanda quebranta los huesos.”

Proverbios 25:15

La Iglesia no discrimina, eso lo sabemos bien. El asunto está en que nos crean.

Muchas veces hemos sufrido discriminación, pero eso no nos da razón para actuar con aspereza. La verdad debe ser dicha con mansedumbre y debe ser probada en el trato.

Conclusión.

¡Qué tiempos nos ha tocado vivir!

Enfrentamos una época de crisis existencial. Y es necesario velar para que la diversidad de opiniones no llegue a provocar divisiones internas, ni nos desenfoquen de la misión a la cual nuestro Señor Jesucristo nos ha llamado. Creo que toda crisis es una oportunidad, y ésta es muy pertinente para el ministerio del cristiano y de la Iglesia.

Creemos firmemente que el resultado de políticas permeadas de enfoque de género traerá más problemas a nuestra sociedad.

No van a resolver el problema del envejecimiento poblacional, ni disminuirán la violencia contra la mujer o contra el hombre, no cuidarán de ancianos abandonados, desconectados de un marco familiar. No incrementarán el índice de natalidad de nuestra nación. No impedirán el abuso del aborto como método anticonceptivo, no llenarán el vacío existencial ni quitarán la infelicidad en el ser humano. Porque el cambio del género biológico por un género auto percibido no produce verdadera felicidad. La capacidad de generar felicidad en el corazón humano solo la tiene Dios.

¿Qué actitud va a tomar la Iglesia frente a esa realidad?

Quiero terminar recordando el momento del encuentro de Pedro y Jesucristo, después de la resurrección. Avergonzado éste por haber negado a su Señor, tres veces es cuestionado: ¿Me amas? ¿Me amas? ¿Me amas?

La Biblia nos dice que Pedro se entristeció. ¿Por qué? Tres veces había asegurado que no abandonaría a su Maestro y le falló. La respuesta final de Jesucristo resuena desde entonces: ¡Pastorea mis ovejas!

¡Más que promesas generadas por pura emoción, la expectativa de nuestro Maestro y Señor, es que hagamos el ministerio!

Retos de la Covid 19: ejercicio de paciencia


Autor: Pbro. Alberto I. González Muñoz. Publicado en su Blog: www.mensajesdefeyesperanza.org


“Por lo tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús el autor y consumador de la fe, el cual, por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio. Considerad a aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar (Hebreos 12:1-2)”.

Cuando en marzo del 2020 tuvimos los primeros casos de Covid-19 en Cuba, nadie pensó que en junio del 2021 estaríamos todavía afectados por la pandemia porque Dios contestaría nuestras oraciones y todo terminaría rápido. Era lógico, sensato y cristiano pensar así. Los cubanos tampoco imaginamos que el tan anunciado como retardado reordenamiento económico, ocurriría en el momento más crítico. Cuando se anunció casi a las puertas de un nuevo año, supimos que sería traumático pero inevitable. Así entramos al 2021 con la esperanza ─¿acaso no es lo último que se pierde?─, de que el nuevo año viniera con mejores aires. Lo que llegó fue el recrudecimiento de la pandemia con números de enfermos y fallecidos nunca antes vistos, incremento de los precios, una carencia de medicamentos que aterra y una inseguridad económica muy preocupante. Como que el 2020 no fue tan malo, ¿no crees? Hasta el día de hoy, a pesar de las buenas noticias de las vacunas y el enorme esfuerzo desplegado para ello, así en la atención a los enfermos, seguimos sufriendo un alto nivel de contagios. Ahora recuerdo el chiste que alguien publicó en Facebook a finales de diciembre:  

─Si alguien llora el día 31 porque se va el 2020, ¡lo mato!

¿Creíamos que el virus macabro desaparecería milagrosamente al terminar el año? Aunque ser positivos, esperar lo mejor y levantar plegarias fervorosas confiando en el poder y el amor de Dios era lo mejor que podíamos hacer, ¡qué ilusos fuimos! Otro chiste ingenioso fue el del gato que mirando para el exterior de la casa, decía:

─Este 2020 no lo tomaré en cuenta porque no he podido vivirlo.

Así llegó el esperanzador nuevo año y pareciera que se abrió la caja de Pandora. Números crecientes de enfermos y muertos cada día y aunque guerra avisada no mata soldados ─sabíamos que venía llegando porque al igual que la pandemia sucede igual en muchos países─; ahora resulta que los cristianos somos los culpables y los promotores del odio, la violencia de género y la mentalidad extremista, discriminatoria y opresiva. ¡Vivir para ver! Cuando en noviembre de 1965 me vi cómo sardina en lata sobre un camión cargado de homosexuales, cristianos, testigos de Jehová, otros religiosos y personas de disímiles maneras de pensar y actuar ─clasificados todos lacra social─, ¿cómo imaginar esto que viviríamos seis décadas después?

Al llegar al campamento UMAP, fuimos amenazados que no saldríamos de allí a menos de que abandonáramos nuestra conducta errada. ¡Cuánto me agradaría que los homosexuales con quienes compartimos aquella experiencia, pudieran contar cuán buena amistad hicimos! Cuando después de tres meses se nos permitió recibir visitas, sin ningún reparo invitábamos a nuestros amigos a compartir con nuestros familiares sin la menor sombra de desprecio o discriminación. Trabajamos juntos codo a codo hasta que ellos fueron internados aparte en campamentos exclusivos para ellos; y no fuimos los cristianos quienes les apartamos así. De verdad, ¿ahora queremos garantizar todos los derechos para todas las personas? Cierto es que no hay derecho para discriminar, maltratar o agraviar a alguien aunque no compartamos la ideología en la que fundamenta su conducta. Pero ¿cuál es el derecho de acusar públicamente a algunos cristianos de extremistas y fundamentalistas sin permitirles siquiera explicar, también públicamente, lo que en realidad creen?

Nadie piense que me he desviado del tema de la paciencia en tiempos de pandemia pues todo forma parte del mismo escenario. De modo que la palabra paciencia en el pasaje de Hebreos 12:1-2 citado al principio de esta reflexión, es traducción de una palabra griega que anima a permanecer de modo invariable ante las pruebas, las aflicciones, las persecuciones o incluso bajo la disciplina de Dios por causa de nuestros errores y pecados. Por lo cual se puede traducir también como perseverancia. En este pasaje la palabra paciencia no se refiere a aceptar y sufrir las circunstancias tal como son sino a dominarlas. Ser paciente no es paralizarse ante los obstáculos sino enfrentarlos con esperanza y fe, incluso en los peores momentos. Es la constancia inalterable ─perseverancia─, que se mantiene hasta alcanzar la meta.

Todos hemos sufrido enfrentando tanta enfermedad, riesgos, aislamientos y carencias múltiples; no solo de alimentos y medicamentos necesarios sino de facilidades que nos permitan una mejor vida. Por demás, la permanencia de la pandemia junto a otras condiciones que enfrentamos desde hace tiempo lo vuelve todo más agobiante. Es por eso que nos preocupa muchísimo escuchar desde los medios masivos reiteradas acusaciones por nuestra posición ante el enfoque de género, sin que podamos explicar en las mismas plataformas cuál es en realidad nuestra opinión al respecto. Una verdadera cultura de diálogo es una asignatura todavía pendiente, incluso dentro de los mismos cristianos, ya que a veces lo que exigimos de otros no estamos dispuestos a hacerlo nosotros mismos. Necesitamos aprender a presentar nuestros criterios y escuchar qué piensan y opinan los demás en un ambiente libre de acusaciones y faltas de respeto.     

El texto bíblico citado presenta a los creyentes actuales batallando por la fe mientras desde las gradas de la historia nos observan los héroes bíblicos de antaño. ¿Qué querrá decir despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia (12:1)? En tiempos como estos, solo viviendo en santidad y total dependencia de Dios es posible llegar a la meta victoriosos, conscientes de lo que Jesús hizo por nosotros. Encuentro fabulosa la frase contradicción de pecadores contra sí mismo refiriéndose a Cristo. Otras traducciones dicen: quien soportó una oposición tan fuerte de parte de los pecadores. Ignoro por qué nos extrañamos y ofendemos cuando enfrentamos oposición por nuestra fe. ¿Acaso no dijo el Señor si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán (Juan 15:20)? ¿Queremos el aplauso del mundo? Si ese es nuestro interés, estamos en el bando equivocado.

Tampoco podemos olvidar que la paciencia, junto al amor, gozo, paz, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza, constituye lo que la Biblia llama fruto del espíritu (Gálatas 5:22), En este caso, el significado de paciencia es longanimidad, y se refiere a nuestra actitud para sobrellevar, valorar, tolerar y relacionarnos con los demás. Aunque seamos maltratados, criticados, odiados o perseguidos, el Señor Jesús dejó bien claro lo que sus seguidores deben hacer: Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen, para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir el sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos (Mateo 5:44-45). ¿No te gusta este versículo bíblico? Te entiendo perfectamente porque a mí tampoco. No obstante, pienso que no puedo agarrar de la Biblia lo que me conviene y echar a un lado lo que no. ¿Sabes qué creo? Con frecuencia proclamamos ser seguidores absolutos de Cristo… cuando solo somos caricaturas. Nos falta mucho todavía. Por lo tanto, debiéramos ser más generosos con quienes nos critican.  

Puedo confesar que al menos, lucho por aprender a orar sincera y amorosamente por quienes me ultrajan y persiguen antes del día en que Dios me llame a su presencia. Si en verdad lográsemos orar así, tanto por nuestros acusadores como por las situaciones que nos atormenten y agoten nuestra paciencia ─como esta pandemia y sus consecuencias─, sentiremos que poco a poco iremos creciendo en gracia e imitando a aquellos que por la fe y la paciencia heredan las promesas (Hebreos 6:12b).

Los cristianos tenemos grandes pretensiones, pero nos miramos muy poco en el espejo de Cristo.

¿Qué consecuencias traerá a la sociedad cubana la alteración del modelo bíblico de familia?


Por el Pbro. Alexis Hernández González. Pastor de la Iglesia Bautista “Bethania” Remedios, Villa Clara.


Clarificando el tema.

Viene a mi mente la repetida frase: en Cuba las cosas demoran, pero llegan. Recuerdo cuando, hace ya varios años, dije públicamente que llegaría el día en que los cubanos viajaríamos a cualquier país. Todos rieron estrepitosamente en aquella ocasión. Pero un día, llegó esa oportunidad. Hemos estado escuchando rumores sobre la ideología de género y ya llegó a Cuba. La mayoría de los cubanos desconocen, en que consiste esta ideología de género. Para colmo de males, llega a nuestro país de la mano de aquellos que combatieron las “deviaciones sexuales” en el pasado. Según políticos, sociólogos, y filósofos esta es la nueva revolución de la izquierda. Organismos como la ONU, la CE, y otros, son parte de una agenda globalista que pretende disminuir la natalidad promoviendo el aborto y la homosexualidad. Para lograr sus fines se destinan millones de dólares cada año. Así que nos encontramos frente a un proceso de globalización cultural como dijo Ángela Hernández, diputada colombiana: “Lo que sentimos es una colonización de sus costumbres e ideas sobre las nuestras y de alguna manera trata de imponer su forma de vida”.

El mundo anda hablando y haciendo sobre el tema llamado ideología de género, desde el siglo pasado, y con más fuerza en la cuarta conferencia mundial sobre las mujeres en Pekín-1995.

Según los promotores de la Ideología de género: no se nace hombre o mujer, sino que la identidad sexual es fruto de una “construcción cultural”. Es una ideología (es decir, es un sistema de pensamiento cerrado) que defiende que las diferencias entre el hombre y la mujer, a pesar de las obvias diferencias anatómicas, no corresponden a una naturaleza fija, sino que son unas construcciones meramente culturales y convencionales, hechas según los roles y estereotipos que cada sociedad asigna a los sexos.

Desde la oficina de Derechos Humanos de Naciones Unidas, definieron la Identidad de Género como:

La identidad de género es la vivencia interna e individual del género tal como cada persona la experimente profundamente, la cual podría corresponder o no con el sexo asignado al momento del nacimiento, incluyendo la vivencia personal del cuerpo (que podría involucrar la modificación de la apariencia o la función corporal a través de técnicas médicas, quirúrgicas o de otra índole, siempre que la misma sea libremente escogida) y otras expresiones de género. Incluyendo la vestimenta, el modo de hablar y los modales.

Vivimos en medio de una sociedad donde hemos llamado a la bueno malo y viceversa. Is. 5:20, ¡Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo…

Queremos recalcar que se designa como familia al grupo de personas que poseen un grado de parentesco y conviven como tal. Según la sociología, el término familia se refiere a la unidad social mínima constituida por el padre, la madre y los hijos. Según el Derecho, la familia es un grupo de personas relacionado por el grado de parentesco. Es la responsabilidad de la familia promover la educación y el buen comportamiento ante el medio social. Asimismo, educar a sus miembros bajo los valores morales y sociales, esenciales para los procesos en la vida.

En lo que relaciona a lo cívico.

Cívica es un término que se emplea para referirse al comportamiento de los ciudadanos y a la convivencia social de las personas que conforman una sociedad. Las actitudes cívicas se anteponen a las de violencia, maltrato o irrespeto a los demás como seres individuales y sociales.

La formación cívica y ética se refiere a los conocimientos y herramientas que el hombre debe conocer y poner en práctica con la finalidad de que la conducta humana, en la sociedad, sea de respeto y defensa por la vida, los valores y los derechos humanos.

En el 2010, el primer país en América Latina en permitir del matrimonio civil con independencia de la orientación sexual de sus contrayentes fue Argentina. Según denuncias presentadas, debido a que están en la categoría de favorecidas, estas uniones homosexuales tienen derechos y privilegios que se les niega a las uniones tradicionales.

Los cristianos estamos en contra de la violencia contra cualquier persona por su ideología o preferencia sexual. Pero lo que se pretende no es defender los derechos de un grupo en particular sino imponer una ideología a la mayoría. Flaco favor se hace la comunidad LGTBIQ+, al usar el “paraguas” de políticos y poderosos para imponer su manera de pensar y su estilo de vida, atropellando los derechos de aquellos que difieren.

Según esta ideología, la sociedad, hasta ahora, habría forzado a las personas a pensar que el mundo está dividido en dos sexos que se atraen uno al otro. La feminista radical Judith Butler, afirma: «El género es una construcción cultural; por consiguiente, no es ni resultado causal del sexo ni tan aparentemente fijo como el sexo…Al teorizar que el género es una construcción radicalmente independiente del sexo, el género mismo viene a ser un artificio libre de ataduras… en consecuencia hombre y masculino podrían significar tanto un cuerpo femenino como uno masculino; mujer y femenino, tanto un cuerpo masculino como uno femenino».

La masculinidad o femineidad, tiene su origen en la biología, se extiende a todos los ámbitos del ser de la persona y se manifiesta en todas sus dimensiones. Todas las células de nuestro cuerpo son sexuadas, XX (las de una mujer) o XY (las de un varón) y esta diferencia presente en todas las células, lo está igualmente en todos los ámbitos de nuestra personalidad.

Nadie nos ha explicado desde la ciencia, la antropología o sociología, los efectos y consecuencias a corto y largo plazo de la ideología de género en la sociedad cubana. Todavía nos resta andar un largo trecho en materia de respeto, igualdad, y derechos humanos, pero no es con el descrédito y satanización de los que disienten que lograremos una sociedad mas justa y tolerante.

En lo que relaciona a lo jurídico.

Existe un engranaje jurídico tan complejo que reconozco mi incapacidad para abordar este tema. Pero me animo a realizar ciertos comentarios relacionados al tema. También debemos mencionar que todavía no ha salido una ley de género que nos permita evaluar el alcance jurídico de la misma.

Por mencionar algunos casos, que ha primera vista pueden parecernos motivos de risa, en el mundo donde ya hay legislaciones en esta materia podemos afirmar que lo que se nos avecina es demencial. Ej. En Inglaterra en los hospitales no se le puede llamar madre a la progenitora. En Canadá una persona y un animal o árbol pueden contraer matrimonio. O Stefonkeede quien nació Paul, fue esposo por 23 años y padre de 7 hijos a los 57 años decidió ser una niña de 6 años.

En Cuba, la enseñanza de la ideología de género se ha canalizado a través de la resolución No.16/2021 del Ministerio de Educación, pero es inconstitucional hacerlo. Debemos recordar que, la enseñanza cubana es martiana según la Constitución. Y la ideología de género no le hace justicia a dicho concepto. Esta enseña principios que van más allá de lo que es la discriminación por motivos de género. También enseña el matrimonio igualitario, cuestión que no esta aprobada en la constitución de la República. El Código de la Familia vigente continúa estableciendo que el matrimonio es entre un hombre y una mujer. Recordemos que va en contra del propio debate constitucional donde más del 80 % de los ciudadanos estuvo en contra del matrimonio igualitario. Asimismo, debemos señalar que la educación en Cuba es laica, y los postulados de la ideología de genero son dogmáticos. Por último, argumentamos que esta enseñanza crearía bases para la desobediencia civil y afectaría la conciencia social.

Es contradictorio y absurdo que quieran legalizar un programa educativo que influye en los niños a ser homosexuales pero que vuelva ilegal intentar ayudar al homosexual que quiere dejar de serlo.

En lo que relaciona a lo educativo.

Los defensores de esta ideología consideran que “la educación es una estrategia importante para cambiar los prejuicios sobre los roles del hombre y la mujer en la sociedad”, por ello buscan que la perspectiva del ‘género’ se integre en los programas educativos. En realidad, se trata de un intento de realizar un lavado de cerebro a los niños y adolescentes en materia de sexualidad. Utilizando una propaganda disfrazada de Educación Sexual y de promoción de estilos de vida saludables, se difunde entre niños y adolescentes una visión deformada de la sexualidad humana, se promueve la homosexualidad, el lesbianismo y toda otra forma de sexualidad.

La ideología de género aumenta los conflictos psicológicos en niños; enseñarla en las escuelas debe considerarse delito y maltrato infantil.

La ideología de género parte de la premisa de la inexistencia de diferencias naturales entre hombres y mujeres, lo cual implica por principio, una negación de la antropología y de la naturaleza humana. Toda enseñanza que involucre la biología o genética, debe tener un basamento científico. La ideología de género está muy lejos de tener un respaldo científico. Es un hecho que cuando alguien se somete a un procedimiento quirúrgico para cambiar de género, su ADN no cambia ni tampoco sus cromosomas. Esta persona ha sufrido una transformación de sus órganos sexuales únicamente en el exterior pero internamente no ha cambiado.

Solo les recuerdo que la enseñanza en los primeros niveles en Cuba es obligatoria.

En lo que relaciona a lo afectivo.

Donde está institucionalizado la enseñanza de la ideología de género, está provocando el desconcierto y frustración de niños y jóvenes que se encuentran desubicados. Las consecuencias negativas de negar la femineidad y de la masculinidad, el trato idéntico a niños y niñas en las escuelas y su consideración como seres neutros y sexualmente polimorfos, están comenzando a manifestarse en forma de fracaso escolar, ausentismo, conflictos de convivencia en las aulas, violencia entre los alumnos, faltas graves de respeto hacia los profesores, así como en un incremento preocupante de las cifras de niños y niñas afectados por problemas psíquicos que no sabemos muy bien a qué responden o cómo deben ser tratados.

La ideología de género no busca simplemente una equiparación de derechos entre hombres y mujeres, sino que lo que se pretende es la igualdad funcional de los sexos. Para ello, exigen la eliminación de los tradicionales papeles del varón y la mujer, rechazando con ello la maternidad, el matrimonio y la familia, con el afán de que la mujer moderna se libere de las ataduras de la naturaleza.

El aumento de suicidios como consecuencia de los estados depresivos, en las personas que rechazan su estado biológico está ampliamente documentado.

En lo que relaciona a lo espiritual.

¿La Familia, es un proyecto del Hombre o es Creación de Dios?

El cristianismo sostiene lo que la Biblia dice: Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó, varón y hembra los creó. Génesis 1:27., Porque tú formaste mis entrañas, tú me hiciste en el vientre de mi madre. Salmo 139:13. El diseño original divino es la creación de dos sexos que se complementan (no compiten) y que ambos reflejan la imagen y semejanza de Dios.

Cada género tiene un propósito divino distinto que cumplir; es Dios quien nos creó y no nosotros a nosotros mismos. Solo Dios ha reclamado la autoría de la familia, así que debemos indagar en el manual del Creador para hacer que esa sufrida y atacada institución llamada familia funcione bien.

La ideología de género es una aberración delante de Dios pues pretende desafiar Su diseño y decirle que es el mismo ser humano quien se “define”. El ser humano no “decide” su género ni puede “cambiarlo” pues ya nacemos con una identidad física, genética y espiritual definida por Dios. Tu simplemente puedes conocer quién eres y cumplir tu rol y tu propósito.

Por lo tanto, la ideología de género es un engaño contrario a lo revelado por el Creador. A esto la Biblia le llama pecado y el pecado trae muerte eterna. Al tomar esta nefasta ideología como estilo de vida la sociedad cubana se aleja de su Creador y Salvador. Los cristianos tenemos bien claro todo lo que esta en juego por lo que oramos y trabajamos sin cesar para que los promotores y practicantes de esta ideología desistan de sus planes.

El concepto de familia, no es un tema político, jurídico o una moda, que puede manipularse: La familia, data de siglos atrás, mucho antes del establecimiento de las instituciones políticas, económicas, sociales, jurídicas, religiosas, data de principios de la humanidad.

Hannah Arendt dijo: “El desprecio ideológico por la realidad contiene la orgullosa presunción del dominio humano sobre el mundo”, lo que nos lleva a la distorsión del control por medio del totalitarismo, que es nada más y nada menos, el pensamiento único que no permite opciones de debate, discusión y peor aún, niega la realidad, niega el sentido de la vida por medio del fundamento antropológico de la familia.

Debemos estar alerta y presentar defensa con mansedumbre, defendiendo la integridad de la familia. La familia, la que es ahora el motivo de ataque, por todos los medios posibles.

La familia no es un ente aislado de la sociedad. Por lo que, es de imperiosa necesidad que lo que se promueva desde lo social para la familia corresponda a los verdaderos intereses de la sociedad. Hay mucho en juego para permanecer impasible, por lo que animo a todos a orar y argumentar valientemente sobre lo que creemos.

Tomado con permiso de su perfil personal en Facebook.

Alexis, Yudith y sus tres nietos

Invitación a Reflexionar

Por Pbro. Rolando Rodríguez López. Pastor de la Iglesia Bautista de Bauta. AR.

Ante la ola de información que se mueve en nuestra nación en cuanto a la comunidad LGTB y el nuevo código familiar, los cristianos hemos estado subiendo y hablando sobre lo que la Biblia dice al respecto y la forma que afectará tanto al individuo como la sociedad.

Sin embargo; me pregunto si los pastores y líderes nos estamos preparando y a la vez capacitando las congregaciones sobre el manejo de esta nueva situación que de seguro será aprobada por el gobierno.

Pastores; hemos pensado en:

  • ¿Cómo vamos a trabajar con aquellos que lleguen a nuestras congregaciones con una mentalidad de aprobación hacia sus prácticas pecaminosas aceptadas por la sociedad?
  • ¿Qué tipo de trabajo se hará con estas personas?
  • ¿Tenemos un método o solo jugaremos a los bibliazos con ellos?
  • ¿Los veremos como enemigos desafiantes o como seres perdidos y cegados por el pecado bajo el sí, de una sociedad corrompida?

Hemos pensado cómo la congregacion:

  • Tratará aquellos que lleguen a la iglesia defendiendo sus propios ideales.
  • Tratará la arrogancia o el orgullo que los representa.
  • Manejará el ver entrar por las puertas de la iglesia a hombres vestidos de mujer o viseversa.
  • ¿Cómo manejará en las escuelas las diversas situaciones con sus hijos y las enseñanzas sobre la diversidad de género?

Estamos a las puertas de un futuro desastroso que se nos avecina y debemos estar preparados para que el nombre de Cristo sea honrado por las actitudes que pastores e iglesias asuman al respecto.

Les deseo las mayores Bendiciones para todos.

Rolando, Zurelys y sus dos hijos

Desde el Hogar de Ancianos Bautista “Gaspar de Cárdenas”


Recibimos del Director de nuestro Hogar de Ancianos la siguiente nota:


HOGAR BAUTISTA “Gaspar de Cárdenas”, Cotorro, La Habana.

Amados hermanos: Un saludo fraternal

Alzaré mis ojos a los montes, ¿De dónde vendrá mi socorro? Mi socorro viene de Jehová, que hizo los cielos y la tierra.

Salmo 121: 1. RVR 1960


Queremos AGRADECER a todos los hermanos de Cuba y el extranjero que oran y nos apoyan con sus ofrendas de amor. Les compartimos que por la misericordia de Dios en todo este tiempo de la COVID ningun ancianito ha adquirido esta enfermedad y solo un trabajador tuvo PCR positivo- hace varias semanas- y siguió el Protocolo del MINSAP para los asintomáticos.

¡Damos gracias a Dios por nuestro amado Hogar Bautista.

Reconocemos el abnegado trabajo de nuestras enfermeras Ivon y Eneida y las asistentes al paciente Betty y Tere, que durante varios meses han estado trabajando en cuarentena (dos semanas x dos semanas) y expresar nuestro sincero agradecimiento a sus familias por el apoyo.

Gracias a Dios por el hermano Mario Enrique y su esposa Rosy y demás obreros del Hogar que sirven a Dios atendiendo a 11 ancianos.

Pedimos vuestras ORACIONES, Dios mediante, mañana sábado 29 de mayo se estarán vacunando en el Hogar 10 ancianitos y 4 obreros con Abdala.

Próximamente recibirán una Promoción Especial de S.O.S Ofrenda Emergente pro- Hogar Bautista; pues con la llamada Tarea Ordenamiento los gastos del Hogar se han quintuplicado y lo presupuestado solo nos alcanzará para los primeros 5 meses del año 2021.

Continuemos orando x el Hogar Bautista ” Ondina Maristany” de la hermana Convención Bautista de Cuba Oriental.

Una vez mas GRACIAS X VUESTRAS ORACIONES Y OFRENDAS DE AMOR PARA EL HOGAR BAUTISTA.

“Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos y mayormente a los de la familia de la fe”.

Gálatas 6:7

En el amor de Jesucristo:

Dr Victor Samuel González Grillo, Director.

Pbro. Jose Miguel Martiz, Patronato.

Pbro. Alexander Isasi , Patronato.

Dr Tomas Barrueco, Patronato.

Compartimos con Uds algunas instantaneas de trabajadores, directivos y ancianos de nuestro Hogar.

Declaración de la Asociación Convención Bautista de Cuba Occidental

Con relación a la Resolución No. 16/2021 del Ministerio de Educación.


En estos días, hemos conocido con profundo pesar que la Ministra de Educación, Ana Elsa Velázquez Cobiella, ha emitido una resolución, con fecha del 26 de febrero del 2021, aprobando la implementación, en todos los niveles de enseñanza, de un nuevo “PROGRAMA DE EDUCACIÓN INTEGRAL EN SEXUALIDAD CON ENFOQUE DE GÉNERO Y DERECHOS SEXUALES Y REPRODUCTIVOS EN EL SISTEMA NACIONAL DE EDUCACIÓN.” Esta noticia fue publicada el 14 de mayo de 2021 en un artículo de Cubadebate, donde Manuel Vázquez Seijido, vice-director del CENESEX, anunció: “el Ministerio de Educación acaba de aprobar un programa de educación integral de la sexualidad desde un enfoque de derechos sexuales que es sustantivamente superior al programa que estaba implementándose desde el año 2011.”(1) Si somos conscientes de los postulados que ha defendido vehementemente el CENESEX en nuestro país en los últimos años, no nos resulta difícil comprender cuál es el contenido de ese programa que lo hace “sustantivamente superior.” 

Aunque el documento habla de temas como el enfrentamiento a la trata de personas y la prevención y control de las ITS, el VIH y las hepatitis, propósitos loables, sin discusión, ese no parece ser el énfasis, ni tampoco la necesidad urgente, especialmente si se tiene en cuenta que desde hace aproximadamente un año no hay preservativos disponibles en la red de farmacias nacional. Un factor que debería ser motivo de gran preocupación, sobre todo después de que por muchos años se presentó el condón en nuestra sociedad como la panacea para prevenir este tipo de enfermedades, así como los embarazos no planificados. Por tanto, tenemos razones para concluir que este no es el enfoque principal del nuevo programa y nos alarma esta actualización para “incorporar y enriquecer su contenido educativo,” según se justifica en uno de los “por cuanto.”

En el Anexo No. 1, como parte de la explicación de la concepción pedagógica en la implementación del programa, se refrenda “El respeto a la diversidad sexual, como fundamento ético y de protección de los derechos de las personas y de rechazo a prácticas y comportamientos homofóbicos, transfóbicos e inhumanos en relación con la diversidad sexo-genérica y en particular las discriminaciones por diversidad corporal, color de la piel, orientación sexual e identidad/expresión de género.” Lamentablemente, no se define qué se entiende por “comportamientos homofóbicos, transfóbicos e inhumanos.” Esta definición se hace indispensable, puesto que algunos consideran como homofobia y transfobia el simple acto de disentir con las “teorías de género” (ideología) o con el matrimonio igualitario y la adopción de niños por parte de estas parejas.

También resulta alarmante “las recomendaciones didácticas dirigidas al personal docente,” particularmente en el Nivel I (0 a 6 años). Incluso en esta edad tan temprana, se hace distinción entre sexo biológico y “género percibido” (punto 3) y “se recomienda estructurar las actividades y juegos, alejado de los estereotipos sexistas, normas y roles de género desiguales y de relaciones de poder que pautan de forma rígida y polarizada lo culturalmente asignado como masculino o femenino.”

Nos inquieta seriamente que se tome la decisión de reforzar el enfoque de género en esta actualización del programa, obviando la opinión popular, que se hizo patente en la consulta previa a la aprobación de nuestra Constitución actual. Como se les comunicó oficialmente a los diputados de la Asamblea Nacional y a nuestro pueblo, el artículo más comentado fue el 68 (en la propuesta inicial), que trataba acerca de la institución del matrimonio. Según el informe en ese momento, “recibió 192 mil 408 opiniones, el 24.57% del total de la consulta y fue mencionado en 88 mil 66 reuniones (66%). La mayoría propuso sustituir la unión concertada entre dos personas y volver a que sea entre un hombre y una mujer”, tal y como estaba en la Constitución de 1975.(2) Por esa razón, aunque no se cumplió la petición explícita del pueblo, se cambió la propuesta inicial y quedó pendiente un referendo, donde el pueblo emitiría su aceptación o no de lo que se avizora como un controvertido Código de la(s) Familia(s).

Es impresionante que el Ministerio de Educación emita esta resolución antes de que exista una propuesta de normativa jurídica y sin que el pueblo haya expresado (nuevamente) su deseo soberano ante un tema tan sensible. Esta acción sería un paso lógico de implementación si el nuevo código finalmente se aprueba; pero no tiene sentido que se haga antes, máxime cuando estamos a solo unos meses del mencionado referendo y, por otra parte, no se volverá a las aulas de inmediato. ¿Será acaso que en el fondo existe un temor de que el pueblo manifestará su desacuerdo con las “teorías de género” y se quiere garantizar que esta regulación quede aprobada con anterioridad? No se puede dejar de notar que los acuerdos internacionales, disposiciones e instrumentos jurídicos que se citan como catalíticos de este programa no han surgido ahora, sino que el más reciente es del 2018. La pregunta de rigor es: ¿por qué la premura de aprobar la actualización del programa antes del referendo?

Nos gustaría expresar nuestro firme rechazo a que se adoctrine a nuestros hijos con presupuestos que responden a una ideología permeada de criterios anticientíficos. Si arbitrariamente esta resolución se hiciera efectiva, sería justo que también tuvieran en cuenta al pueblo cristiano cubano (y a numerosos que no lo son) en el eslogan “todos los derechos para todas las personas.” Debería considerarse que en las naciones donde se ha implantado la ideología de género (países de Europa y Norteamérica), los ciudadanos tienen otras opciones para educar a sus hijos, como escuelas privadas y escuelas en casa. Recordamos que las iglesias en Cuba ofrecían en el pasado una educación secular de altísima calidad y en la actualidad contamos con personal competente y calificado que puede garantizar estándares de excelencia en la enseñanza.

De implementarse esta resolución, no nos oponemos a que se instruya con ese “Programa de Educación Sexual” a los niños cuyos padres lo quieran y lo permitan; pero exigimos que no se imponga a toda la población. El CENESEX puede crear escuelas de educación sexual, clubes, academias, o como quieran llamarles, donde los padres que lo deseen lleven a sus hijos con total libertad, de la misma manera que se efectúa en las iglesias la enseñanza religiosa, completamente independiente de la educación pública. Algunas de las creencias de la ideología de género parecen tan religiosas, (o más), como las que profesan las religiones de este mundo, solo que sustentadas con una epistemología diferente, aunque igualmente no positivista.

Sería doloroso que muchos ciudadanos dignos se vean en la disyuntiva de no llevar a sus hijos a la escuela (asumiendo las consecuencias de ese acto de desobediencia civil) o entregarlos mansamente al bombardeo sectario de una ideología que rechazamos, la cual nuestros hijos y nietos serán inducidos a aceptar desde edades pre-escolares, según indica la resolución. Quisiéramos poder enseñarles a nuestros hijos aquello que José Martí afirmó en su presentación de La Edad de Oro (libro imprescindible en la infancia de cada cubano), que “el niño nace para caballero, y la niña nace para madre”, sin que nadie ose decir que el más universal e intemporal de todos los cubanos no sabía lo que hablaba y que su pensamiento es arcaico, obsoleto, retrógrado, machista, sexista y patriarcal. Quien quiera creerlo, tiene todo el derecho, así como de enseñarlo a todo niño y adolescente que su padre se lo permita; pero no de coartar la libertad e imponer su particular ideología a los que seguimos pensando como el apóstol.

Esperamos con sumo interés que se haga justicia a nuestra petición en cualquiera de las variantes sugeridas. Nuestro respetuoso y sincero reclamo es que se escuche y acate la voluntad popular. Las instituciones existen para servir al pueblo, no para ignorarlo e imponerle sus criterios.

Atentamente,

Junta Directiva

Asociación Convención Bautista de Cuba Occidental.


Notas:

La Convención Bautista de Cuba Occidental es una asociación, legalmente establecida,  cuyos antecedentes en nuestro país datan de finales del siglo XIX, aún en los días de la Colonia, y que fue organizada como tal el 6 de febrero de 1905. En la actualidad está conformada por 560 iglesias, 28 mil miembros y una comunidad (que incluye a niños, congregados, visitantes y simpatizantes) de 70 mil personas.   

(1) Citado en Arleen Rodríguez Derivet, Andy Jorge Blanco y Ana Álvarez Guerrero, “Por una Cuba con ‘todos los derechos para todas las personas’.” Cubadebate (14 de mayo de 2021). Consultado en 19 de mayo de 2021. Énfasis añadido. http://www.cubadebate.cu/especiales/2021/05/14/por-una-cuba-con-todos-los-derechos-para-todas-las-personas-video/

(2) “Presentan a los diputados resultados de la consulta popular del Proyecto de Constitución.” Cubadebate. Consultado el 19 de mayo de 2021. http://www.cubadebate.cu/noticias/2018/12/18/presentan-cambios-en-el-proyecto-de-constitucion-derivados-de-la-consulta-popular/

Comunicado a la Iglesias, Pastores, Misioneros y Líderes de la Asociación Convención Bautista de Cuba Occidental

Queridos hermanos:

Con pesar hemos visto en las últimas semanas aumentar el número de casos de Covid-19 en nuestra nación. La situación epidemiológica decididamente ha empeorado.

Las autoridades de nuestra nación están tomando medidas al respecto. Indistintamente provincias y municipios han regresado a la Fase 1, otras a la Fase 3 y otras incluso a la Fase de Trasmisión Autóctona Limitada. (Provincia La Habana)

De manera especial, teniendo en cuenta la seriedad y complejidad del momento que estamos atravesando en nuestro país, llamamos a todos a ser prudentes.

Les recordamos que cada Fase tiene sus propias medidas y normas con respecto al aforo y capacidad de los lugares de reunión, es necesario estar bien informados. Debemos observar esas medidas fielmente, y de ser posible, ser más precavidos aún.

Les animamos con estos versículos de la Palabra:

Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió”.

Hebreos 10:23.

Pero en cuanto a mí, el acercarme a Dios es el bien, he puesto en Jehová el Señor mi esperanza, para contar todas tus obras.

Salmos73:28.

Aguarda a Jehová, Esfuérzate, y aliéntese tu corazón, Sí, espera a Jehová.

Salmos 27:14

Sea tu misericordia, oh Jehová, sobre nosotros, según esperamos en ti.

Salmos 33:22.

Nuestra alma espera a Jehová; nuestra ayuda y nuestro escudo es él.

Salmos 33:20

Dios les cuide y proteja en este tiempo.

En el amor de Cristo.

Comité Ejecutivo de la ACBCOcc