Cuando un niño nace


Jorge J. Pastor Mut


Cuando un niño nace la creación se alegra, las olas dan palmas, los árboles se agitan, la tierra canta y el cielo brilla. Una vida viene al encuentro de la vida con la mano extendida dispuesta a recibir y dar .

Cuando un niño nace, el milagro se produce. Algo sobrenatural sucede entre esos dos elementos de la mujer y el hombre; misterio, realidad sublime que no es mero accidente, es vida, es trascendencia y reflejo de eternidad.

Cuando un niño nace, mucho ha ocurrido en ese lugar especial en el cuerpo de la madre donde se formó la vida. Meses gestó y desarrolló, día a día hasta llegar el tiempo oportuno, el momento señalado que vio la luz del alba al tocar la tierra bendecida .

Cuando un niño nace, muchas ilusiones hay, llantos también, sonrisas y muecas tal vez. Aquí está, queriendo mamar, buscando amor, necesitando paz, reclamando felicidad. ¿Quién estará junto a la maternidad?.

Cuando un niño nace, persona es, conforme a la imagen del Creador. Aquí llegó, en una hora, un lugar, sin llamar, sin querer venir, sin ser deseado tal vez. Un ser digno acaba de irrumpir a esta humanidad, nadie lo puede despreciar, muchos le amarán .

Cuando un niño nace, ¿qué será de él?. Camino largo o corto. No lo sé. Tal vez no llegue a caminar o larga vida vivirá. ¿Llena? ¿vacía?. Alguien acaricia su piel, alguien camina junto a ese nuevo ser, alguien invertirá su vida con bondad y generosidad.

Cuando un niño nace, comienza la aventura con luces y tinieblas en un mundo apasionante. Habrá que plantar, regar, recoger, tirar y en cada jornada descubrir que en las cosas sencillas y escondidas está el secreto de vivir. En cada semilla germinarán las flores que perfumarán la vida.

Vive niña, niño, ser sin igual, incomparable y con estela de eternidad. Camina por la vida, entre hierbas y espinos que forjarán tu identidad. Y aún cuando el dolor y la maldad te hagan daño y heridas produzcan, recuerda que siempre habrá alguien a tu lado llenando tu corazón y regalando paz.

Sin sabores, amarguras, desprecios y soledad te harán compañía e inundarán el bienestar. Y una mano amiga se extenderá detrás de una puerta oscura, entre abierta, para darte una caricia y un trozo de pan.

Si, cuando un niño nace, se abre una partitura por estrenar, llena de melodías, ritmos y armonía para la humanidad.

Jorge J. Pastor-Mut
Pastor evangélico.
Dénia, España. 29 de junio de 2021.
Usado con permiso del autor.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s