¿Cómo alcanzar el éxito en el Ministerio?


Escrito por: Pastor Lisvanis Morales Marcelo.

Publicado en www.misionpuntocu.org / Usado con permiso.

Hermanos, sed imitadores de mí, y mirad a los que así se conducen según el ejemplo que tenéis en nosotros.

Filipenses 3:17. RVR60

“Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis.” Jesús.

Juan 13:15. RVR60

Muchos de nosotros quisiéramos tener buenos resultados en nuestro servicio a Dios. Nos gustaría ser un impacto en las vidas de las personas que ministramos. Nuestra huella desearíamos dejar en nuestra generación; y por qué no, en la postrera también. La pregunta clave es: ¿Cómo alcanzar el éxito en el ministerio?

Muchos de nosotros hemos intentado una y otra vez palpar ese ideal, pero lo cierto es que, en ocasiones, no tenemos lo que deseamos. Y surge una pregunta: ¿Por qué? ¿Acaso es nuestro anhelo ajeno a lo que Dios desea que alcancemos, o la manera en que lo estamos haciendo no es la manera que trae éxito, la manera según Dios?

Me gustaría compartir con ustedes algunas definiciones que hombres de Dios tienen respecto al “éxito en el ministerio”:

Permaneciendo en Jesús. Tu ministerio es el “despertar” que dejas atrás al seguir a Cristo.

-Nell Tomba, Pastor Principal, Northwest Bible Church, Dallas, Texas, Estados Unidos

Compromiso y fidelidad. Con el paso de los años podemos decir: ¿Cuán fiel he sido al llamado de Dios? ¿De qué manera mantengo vigente mi compromiso con aquel que me llamó al ministerio? Yo creo que eso está por encima de cualquier preparación Teológica, seminario, posesiones, etc.

Pbro. Alexis Fominaya Hernández, pastor principal en la Iglesia Bautista “Roca Viva”, Boca de Jaruco, Santa Cruz del Norte, Mayabeque, Cuba

El éxito es fidelidad, es perseverancia, aun en un lugar pequeño, en una pequeña iglesia y sin muchos recursos.

Pbro. Osmel Pérez Castro, pastor principal en Iglesia Bautista “Betania” de Esperanza, Villa Clara, Cuba

El éxito en el ministerio es hacer la voluntad de Dios, ser obedientes, como siervos humildes, a lo que Él quiere hacer con nosotros y a través de nosotros. Si hemos sido obedientes a Dios en nuestro ministerio, hemos sido exitosos.

Dr. Barbaro Abel Marrero Castellanos, Rector del Seminario Teológico Bautista “Dr. Rafael Alberto Ocaña”, La Habana.

Mi primer indicador de éxito en el ministerio: obediencia a Dios. El resultado se mide en base a qué tan obediente somos… Creo que se puede tener un ministerio exitoso tanto en una iglesia rural, pequeña y pobre, todo depende de nuestra obediencia a Dios…  

Un segundo indicador del éxito en el ministerio serían los resultados de posteridad o pudiéramos decir mejor, el legado que se deja… ¿Qué legado dejamos? ¿Cuál es el impacto de nuestro testimonio en la vida de otras personas?… ¿Cuál es el recuerdo que queda en los que dejamos atrás?

Un tercer indicador de éxito ministerial es tiempo. Quien abandona la lectura de Job cuando lo pierde todo y enferma, se pierde la mejor parte, el final, cuando recibió el doble de lo que tenía… Si miramos los ejemplos bíblicos, todos los héroes de la fe maduraron y fueron más dóciles a la voluntad de Dios con el paso del tiempo.

Finalmente creo que hay éxito ministerial si al final de la carrera, nos parecemos más a Jesús.

Lic. David González Daniel, Vicepresidente de la Asociación Convención Bautista de Cuba Occidental

Hacer la voluntad de Dios, en la obra de Dios, (en uno y el mundo), a la manera de Dios, en el tiempo de Dios, con los recursos de Dios y con la gente de Dios.

Moisés Pérez Pérez, Estudiante del Seminario Teológico Bautista “Dr. Rafael Alberto Ocaña” de La Habana.

Vivimos tiempos difíciles. La pandemia de la Covid-19 ha impactado el alcance y la manera de cumplir nuestro ministerio. Es una situación única como nunca antes habían enfrentado nuestros ministerios. Las personas están recluidas en sus casas con temor; con necesidades espirituales, emocionales y físicas; y la mayoría de nosotros nos encontramos impactados por las repercusiones que ésta ha provocado en nuestras vidas y ministerios.   

Nuestro servicio a Dios y la manera de hacer su misión necesitan ser replanteados, buscar nuevas maneras de hacerlo; como nunca antes habíamos hecho hasta ahora.

La iglesia necesita recuperarse del aturdimiento que la ha posesionado y continuar HACIENDO la misión de Dios en la tierra. El Hijo del Hombre está por regresar y quiere presentarse ante sí mismo, una iglesia gloriosa… Una iglesia que refleje toda su gloria y grandeza. Esa iglesia puede crecer aún más en medio de ésta pandemia, y su ministerio puede alcanzar el éxito que alcanzó el ministerio de Jesús y aún más. El Señor Jesús dijo, hablando acerca del éxito en el ministerio: RVR60 | Jn 14.12 De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores hará, porque yo voy al Padre. A lo largo de los siglos nadie ha podido igualar el ministerio de Jesús en torno a las señales y milagros que Él hizo; es por ello que, estas palabras, sin lugar a dudas “apuntan al alcance en el ministerio”. La iglesia a lo largo de estos siglos, ha podio igualar y sobrepasar la cantidad de convertidos que Jesús tuvo en su ministerio; así que podemos asegurar que el Señor Jesús estaba prometiéndonos que: “Nuestro ministerio iba a ser exitoso” por creer en Él. La implicación de creer en Jesús apunta lógicamente a una fe verdadera, no falsa.      

Es un Gran desafío poder encontrar una definición del éxito en el ministerio teniendo ¡Tan Grandes Definiciones por hombres que aman a Dios con todo el corazón, y que viven sus ministerios con éxito, ya que dan lo mejor que tienen para llevarlo a cabo, “Sus vidas” !; y aún más por las palabras dichas por parte de nuestro Señor Jesucristo cuando habló del Ministerio de los que creerían en Él. 

Así que trataré de dar una definición humilde que considero es “el Éxito en el Ministerio”, y a la vez, “la vía para alcanzarlo.

Creo que el Éxito en el ministerio se encuentra en “Imitar el ministerio de Jesús.”

Jesús tuvo éxito porque obedeció al Padre siempre. Su ejemplo de obediencia le llevó a cumplir todo lo que el Padre le envió a decir y hacer. Su relación con las personas, el tiempo que pasó con ellos, el amor que les brindó, las necesidades que suplió, su disponibilidad para las almas de la gente fueron parte del ministerio de Jesús y lo que lo llevó al éxito en el mismo. ¿Estás de acuerdo conmigo en que seguir el ejemplo de Jesús trae éxito al ministerio? De eso se trata tu servicio a Dios en la tierra, de ¡imitar el ministerio de Jesús en ella!

Te aconsejaría que siguieras a Jesús por donde quiera que él fue, por donde quiera que él te envíe a ir; a que ayudes a las personas que Él dijo que debes ayudar (sus discípulos Mar 9:41, Mt 25:37-40; al pobre Pr 19:17; etc…); Él te honrará por tu obediencia y fidelidad en el ministerio de seguirle, y de reproducir su carácter y persona en el que te ha encomendado a desarrollar. ¿Entiendes esto?

Su carácter debe ser reproducido en todo lo que hagamos, no así el deseo de nuestro hombre interior que solamente nos impulsa a hacer lo opuesto a lo que Jesús hizo… Deseamos ser como Jesús, pero nuestro hombre interior dice: “No es posible” “No hay manera de serlo” “Eso es imposible para ti”; y nos acomodamos a nuestra vieja naturaleza caída y decimos: “Un día seré como Jesús” “Un día le imitaré en todo”; lo triste de esta manera de pensar es que nos podría llevar a justificar todo lo malo que hiciéremos, y nos conformaría a vivir sin esforzarnos por imitar al “único” ejemplo que trae la bendición de Dios a nuestros ministerios.

Dios desea darnos lo mejor en nuestros ministerios, y lo mejor viene por “Imitar el ministerio de Jesús.”

Cuando lo hacemos disfrutaremos del apoyo de Dios en nuestros esfuerzos, porque nuestros esfuerzos serán conforme a la voluntad de Dios. El salmista decía: “Deléitate asimismo en Jehová, Y él te concederá las peticiones de tu corazón. ‎ Sal 37.4 RVR60 

El apóstol Pablo dijo: Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo. 1 Co 11.1 RVR60 

El uno se contentaba en “deleitarse en Jehová”, el otro en “seguir a Cristo”.

Es un llamado imperativo en la escritura el seguir a Jesús. El apóstol Juan dijo: El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo”. 1 Jn 2.6  RVR60

Los tiempos son difíciles, Sí, pero el que te llamó al ministerio ha prometido darte éxito en el mismo si crees en Él. Si crees como el concibe el creer. 

Jesús y nadie más que él debe ser nuestro ejemplo supremo de ministerio.

Una Iglesia con Propósito, Rick Warren, Miami, Florida, Zondervan Publishing House  1995, EDITORIAL VIDA 1998, página 246.

Así que ¿Qué vamos a hacer con el ejemplo del ministerio de Jesús? ¿Lo imitaremos, o solo buscaremos técnicas de crecimiento superficial para simular un crecimiento ficticio e irreal en nuestros ministerios?

En medio de esta crisis, aún debemos ganar el mayor número de convertidos posibles, adorar a Dios con verdadera adoración, ser un colaborador del Espíritu Santo en la tarea de añadir a la iglesia nuevos miembros, crecer en madurez espiritual y ayudar a otros a crecer por medio del discipulado personal y de transferencia de vida, equipar a los miembros para el ministerio que Dios le dio para edificar a la iglesia y cumplir la misión de nuestras vidas Hacer discípulos de Jesús y reconciliar al hombre con Dios. Todo esto debemos comenzar a hacer en medio de esta pandemia o continuar haciéndolo.

Amigos y hermanos: El ejemplo de nuestro Señor Jesucristo nos fue dejado para imitarlo en todo nuestro servicio. Cuando lo hagamos, Experimentaremos el Éxito en el ministerio. Dios les bendiga.


Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s